Enlaces Recomendados

Alimentación de los caracoles



El agua no debe ser clorada, si no hay otra forma de provisión de agua corriente, debe dejarse descansar por lo menos un día para que el cloro se evapore.


Cada 3 días sustituya el agua del bebedero.


Gustan de las hortalizas, principalmente repollo y coliflor, no se les debe dar lechuga, pues les causa diarrea. Las hortalizas colóquelas sobre los comederos, nunca sobre la tierra.


Pero la parte fundamental de la alimentación es la ración, que puede ser hecha por el propio criador.


Son tres partes de harina de maíz, tres partes de harina de trigo y una parte de ración para pollos en crecimiento, completada con tres partes de una fuente de calcio, con harina de conchillas o carbonato de calcio.


El calcio es importantísimo, de el depende la formación y fortalecimiento del caparazón.
Hay también otra alternativa adaptada a las cajas de plástico, en medio litro de agua, en una licuadora, se ponen hojas de coliflor hasta que tome consistencia de pasta.


Colóquese la pasta en un recipiente agregando 30 % de ración para pollo en crecimiento y una cuchara de sopa de carbonato de calcio.


El techo de la caja será untado con esa pasta, que por eso debe tener la consistencia ideal para quedar pegada allí mismo, y ser suave de forma de facilitar la comida del caracol.


De dos a tres días después de la eclosión de los huevos, los hijos ya pueden comer la misma comida que los adultos.